El tiempo decide qué salón utilizar: el exterior, para los momentos más frescos y el interior, para los de más calor. Las butacas, de mimbre en el interior y de madera en el exterior.