Pero no debes dejarte llevar solo por la estética, también debe ser cómodo. Para acertar en la elección, ten en cuenta algunas claves que te ayudarán. Las dimensiones y el espacio disponible que tienes. Por muy clásico y bonito que sea el sofá, si es demasiado grande para tu salón no quedará bien. Los sofás clásicos, como ocurre en el resto de estilos, han de tener suficiente espacio alrededor si quieres que luzcan como deben. Puedes elegirlo tapizado en tela o piel, ambas opciones resultan elegantes para sofás clásicos. Aunque hay muchos tipos y calidades de tejidos, elegir una tapicería de cuero le dará al sofá un plus de elegancia. Una de las ventajas de elegir sofás clásicos o sillones de líneas más tradicionales es que resulta sencillo adaptarlos a cualquier tipo de decoración. Son piezas que pueden quedar bien tanto en espacios de corte clásico, como en ambientes más modernos.