El diseño: ante todo, los sofás con estilo deben tener glamour. Sus colores y tapicería deben combinar con los muebles y la decoración. El tamaño también debe estar acorde con la habitación. La funcionalidad: saber los usos que darás a tus sofás con estilo, te ayudará a determinar el número de plazas y la estructura: módulos, rinconera, chaise longue… La comodidad: un aspecto importante en los sofás con estilo, que no solemos fijarnos, es el respaldo. Si los quieres para tumbarte, te recomendamos que tengan un respaldo bajo porque es más actual. Pero, si por el contrario, los prefieres para sentarte, elígelos con respaldo alto. La dureza y ergonomía: opta por los rellenos de espuma o muelles embolsados si prefieres unos sofás con estilo firmes. Sin embargo, decántate por los rellenos de plumas si quieres que sean más mullidos. Actualmente existen mecanismos que memorizan las posiciones del cuerpo para un mayor confort.